Incremento de aranceles en acero y aluminio rompe cadenas productivas

“La presión ya empieza a hacerse en el sector automotriz y en algunos colaterales. Evidentemente lo que busca Donald Trump es alterar la estructura de costos del sector automotriz para presionar. Es decir, busca encarecer el comercio internacional y la proveeduría de insumos intermedios alrededor del sector y el riesgo que existe es que eso acabe ocurriendo”, dijo José Luis de la Cruz

Compartir:

El incremento de aranceles a las exportaciones de acero y aluminio de México a Estados Unidos busca alterar la estructura de costos del sector automotriz y con ello encarecer el comercio internacional de vehículos, aseguró el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz.

“La presión ya empieza a hacerse en el sector automotriz y en algunos colaterales. Evidentemente lo que busca Donald Trump es alterar la estructura de costos del sector automotriz para presionar. Es decir, busca encarecer el comercio internacional y la proveeduría de insumos intermedios alrededor del sector y el riesgo que existe es que eso acabe ocurriendo”, dijo.

En entrevista con Notimex, el especialista en economía manifestó que con el establecimiento de esos aranceles se modificaría el encadenamiento comercial al encarecer la importación de insumos intermedios, y con ello lograr llevar más producción a Estados Unidos.

Sin embargo, el especialista consideró muy complicado que la medida llegue hasta el retiro de inversiones ya existentes, sobre todo en México, pero sí ocurriría que las nuevas inversiones se realizarán en Estados Unidos, pues no sólo se trata de esta medida arancelaria, sino que se suma a las medidas fiscales de hace unos meses.

De la Cruz destacó que la respuesta inmediata por parte del gobierno mexicano de imponer medidas “espejo” dejan en claro que “México no va a ceder tan fácilmente a las presiones de Estados Unidos”.

Enfatizó que difícilmente el presidente de Estados Unidos retrocederá en su decisión, porque tiene en puerta la elección política en noviembre próximo, y “no puede mandar la señal de debilidad”, por lo que “muy probablemente las medidas que ya se aplicaron van a continuar”.

El director general del IDIC señaló que lo que hay que evitar ahora es que esas medidas se sigan incrementando, porque ello sí puede generar una visión de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ya no es sustentable y “hay que evitar ese escenario”.

Expuso que los gobiernos de México y Canadá buscan enviar señales de que no cederán fácilmente, y aunque ello es positivo, pareciera que estas medidas no van a eliminarse por lo menos en el corto plazo.

Además, precisó que la producción de hierro, acero y aluminio se ha encarecido en México por el incremento en el precio de energéticos, mayores costos de transporte, combustibles, insumos intermedios, maquinaria que se importa para fabricar y mayor inseguridad.

Por lo tanto, apuntó que el déficit de Estados Unidos no se genera en la producción y manufactura básica de hierro, acero y aluminio, sino en todos los productos manufacturados en otros sectores industriales, y representa el resultado de haber enviado las cadenas productivas al Este de Asia.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...