Fitch Ratings disminuye calificación de Pemex

Petróleos Mexicanos se queda como grado especulativo de inversión, conocido como ‘bonos basura’

Compartir:

Fitch Ratings bajó las calificaciones de largo plazo en moneda extranjera y moneda local en escala internacional de Petróleos Mexicanos (Pemex), de BBB- a BB+, con perspectiva negativa, en línea con descenso en las notas de México.

En un reporte dado a conocer el miércoles 5 de junio, expuso que la baja en las calificaciones aplica para las emisiones de deuda en el mercado por un monto de alrededor de 80 mil millones de dólares.

La perspectiva negativa de Pemex refleja un deterioro potencial en su perfil crediticio individual por debajo de CCC, y aunque la petrolera ha implementado algunas medidas de recorte de costos y el gobierno mexicano le ha otorgado baja en impuestos, la compañía continúa sin invertir lo suficiente en su negocio de exploración y producción, lo que puede llevar a una disminución en la producción y las reservas.

El monto alto de transferencias de Pemex al gobierno mexicano sigue presionando la generación de flujo de la compañía y su capacidad para reinvertir, lo cual deteriora su perfil crediticio individual, argumentó.

Cabe destacar que las calificaciones de Pemex están dos niveles por debajo de las de México, como resultado de su perfil crediticio individual débil y de una acción lenta del gobierno para fortalecer su estructura de capital.

Esto es una indicación de que el gobierno no ha reconocido la viabilidad del perfil financiero de la compañía y la importancia estratégica del papel que Pemex juega para el gobierno y el país, argumentó la calificadora.

El perfil crediticio individual de Pemex impide a Fitch evaluar como “muy fuerte” el incentivo del gobierno mexicano para apoyar a la compañía, por lo que su evaluación actual es “fuerte”.

Entre los factores que podrían llevar, de forma individual o en conjunto, a una acción de calificación positiva para Pemex, Fitch no prevé un alza en las notas de la petrolera en el corto plazo, pero una acción de calificación positiva o la estabilización de la perspectiva podría resultar de un incremento en la nota soberana de México.

Asimismo, una garantía irrevocable por parte del gobierno mexicano hacia Pemex para más de 75 por ciento de su deuda; una inyección relevante de capital, junto a una estrategia de la compañía para permitir inversiones en exploración y producción sostenibles, y una producción estable que le permita reportar un flujo de fondos libre de neutro a positivo.

La perspectiva de Pemex podría estabilizarse con una reducción sustancial de impuestos que contribuyera a que la empresa tuviera un flujo de fondos libre de neutral a positivo, al mismo tiempo que le permitiera implementar una actividad de exploración y producción suficiente para reponer el ciento por ciento de las reservas y estabilizar la rentabilidad de la producción.

Entre factores futuros que podrían llevar a una acción de calificación negativa para Pemex, Fitch destaca una disminución en la nota soberana de México; un deterioro sostenido en la flexibilidad financiera de Pemex, en conjunto con una pasividad por parte del gobierno para apoyar la liquidez de la petrolera, entre otros elementos.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...