Aún con prórroga de la UE, el “brexit duro” puede ocurrir experto

“La pregunta real aquí es: ¿llegarán (los británicos) a una negociación para evitar el Brexit sin acuerdo?”, dijo a Notimex el profesor Jeremy Ghez, de la Escuela de Estudios Superiores de Comercio (HEC, París).

Compartir:

Aunque la Unión Europea (UE) concedió al Reino Unido una prórroga hasta el 22 de mayo para una partida negociada del ente comunitario, aún está latente un divorcio inamistoso entre las partes.

“La pregunta real aquí es: ¿llegarán (los británicos) a una negociación para evitar el Brexit sin acuerdo?”, dijo a Notimex el profesor Jeremy Ghez, de la Escuela de Estudios Superiores de Comercio (HEC, París).

Luego de que el Parlamento Británico votó en dos ocasiones en contra de una salida sin acuerdo, pero también contra el pacto negociado con la UE, la primera ministra Theresa May acudió a Bruselas para pedir una extensión hasta finales de junio, del plazo de salida, originalmente fijado para el 29 de marzo.

May pidió la extensión para ocupar ese tiempo en convencer al Parlamento del acuerdo con la UE y para impulsar las leyes que permitan una salida ordenada.

La UE concedió una extensión del plazo hasta el 22 de mayo, con el fin de que Reino Unido no participe en las elecciones europeas, previstas del 23 al 26 de mayo.

Pero la prórroga está condicionada a que el Parlamento británico apruebe la próxima semana el acuerdo negociado con la UE, rechazado ya en dos ocasiones.

Si el Parlamento británico descarta otra vez el acuerdo con la UE, la salida abrupta ocurriría el 12 de abril, fecha en que los países europeos convocan a las elecciones de mayo.

En todo este tiempo de negociación, desde que Reino Unido decidió abandonar el bloque el 23 de junio de 2016, “los europeos han estado diciéndole a los británicos: ´no entendemos lo que quieren, entendemos lo que no quieren, pero no entendemos lo que quieren´”.

“Bruselas ha sido muy claro, los negociadores europeos han sido muy claros, que el trato en la mesa no va a cambiar, y que el problema político real está en Londres, no en Bruselas”, explicó el experto.

Para Ghez, Reino Unido aún está muy dividido tras el referéndum de 2016 que decidió la salida por el estrecho margen de 51.9 por ciento a favor y 48.1 por ciento en contra.

“Lo que sí es claro es que a muchos británicos se les ha mentido y el trato del Brexit que se les ha manejado no cumple con lo prometido, y ahora se preguntan, dado el costo que todo esto representa, que tal vez sería menos costoso quedarse”, puntualizó el catedrático.

El acuerdo con la UE, también llamado “Brexit suave”, establece un periodo para la salida de la unión aduanera pero también fija aspectos de frontera entre Irlanda del Norte -perteneciente a Reino Unido- e Irlanda, que son rechazados por los opositores británicos al convenio.

Un Brexit duro se vislumbra como el peor escenario para Reino Unido porque la relación con la UE terminaría de tajo y el comercio debería basarse en las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...