Ambiente virreinal y riqueza natural reciben a los visitantes en Tepotzotlán

    Compartir:

    Localizado a 14.5 kilómetros de la capital del país, el Pueblo Mágico de Tepotzotlán es uno de los lugares más bellos del Estado de México que conjuga un ambiente virreinal con su gran riqueza natural, colocándolo como el sitio perfecto para conocer.

    A pesar de estar cerca de la zona urbana, llegar al centro de este municipio pareciera haber viajado lejos de la Ciudad de México, pues sus paisajes y la tranquilidad de sus calles permiten olvidarse del ajetreo diario.

    El Museo Nacional del Virreinato es una parada obligada para todos los turistas, ya que es uno de los sitios emblemáticos de Tepotzotlán construido en 1580 por los jesuitas y albergó los colegios Jesuita del Espíritu Santo y el de Lenguas.

    Máximo Vargas, director de Turismo del Municipio, señaló que el recinto cuenta con una colección de más de 15 mil piezas de arte que el público puede admirar de martes a domingo.

    En la zona centro de este Pueblo Mágico, los visitantes pueden recorrer sus calles empedradas, apreciar los portales y disfrutar de una gran variedad de alimentos en los restaurantes o en el mercado municipal.

    En estos lugares podrán degustar escamoles, gusano de maguey, caracoles, barbacoa y antojitos mexicanos. Sin embrago, el platillo que cualquier turista debe probar es el consejo en sus distintas variedades.

    El funcionario local, indicó que en la plaza de las artesanías encontrarán piezas de alfarería, herrería, cerámica, tallado en madera y cartonería, que las manos mágicas de los habitantes crean para compartir con los visitantes.

    Quienes gustan de un ambiente rodeado de más naturaleza, Tepotzotlán cuenta con la Presa de la Concepción, donde se puede andar en bicicleta, cabalgar, acampar y despejar la mente al caminar al aire libre.

    Además, la riqueza natural de Tepotzotlán la encontramos en el Lazarote, un ahuehuete ubicado en la comunidad de Cañadas de Cisneros, en donde admirarán a este “viejo del agua” y también podrán acampar, recorrer el río, nadar en sus albercas y preparar sus propios alimentos.

    Continuando el recorrido por las áreas naturales, a 26 kilómetros de la zona centro se puede contemplar el acueducto de Xalpa o mejor conocido como Arcos del Sitio, una obra hidráulica construida por los Jesuita en el siglo XVIII, considerada una de las más importantes en ese tiempo y en la actualidad.

    En esta área también se ofrecen diversas actividades recreativas para disfrutar en familia o amigos, como Tirolesa, cuatrimotos, albercas y muchos alimentos que disfrutar en compañía de la familia o amigos.

    Rodearse de más vegetación es posible en el Parque Ecológico Xochitla, una reserva natural con 20 hectáreas, donde el público puede tener contacto directo con la naturaleza.

    Esta área conserva diversos tipos de plantas, sin embargo, una de sus tareas principales consiste en proteger y propagar más de 200 especies de plantas, entre las cuales 43 están en peligro de extinción.

    El área natural también cuenta con una gran variedad de fauna como patos, gallaretas, halcones, tecolotes lechuzas, murciélagos, tlacuaches, cincuates, lagartijas, ranas y una gran diversidad de insectos.

    El director de Turismo de Tepotzotlán invitó a los habitantes del Valle de México a pasar un fin de semana en este lugar, que por sus sitios virreinales y su riqueza natural fue el primer Municipio del Estado de México que en el año 2002 recibió la categoría de Pueblo Mágico.

    Compartir: