Policía capitalina explica el proceso de las fotomultas

De acuerdo a lo informado por la dependencia en un comunicado y en la página, el sistema de cámaras registra infracciones al reglamento de tránsito como invasión del paso peatonal o de carriles confinados a ciclovía o Metrobús, así como vuelta prohibida

Compartir:

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México puso a disposición la página www.ssp.df.gob.mx/reglamentodetransito, donde explica los cinco pasos del proceso de fotomultas que recién obtuvo una certificación de calidad.

De acuerdo a lo informado por la dependencia en un comunicado y en la página, el sistema de cámaras registra infracciones al reglamento de tránsito como invasión del paso peatonal o de carriles confinados a ciclovía o Metrobús, así como vuelta prohibida.

También captura imágenes por el uso de teléfono celular al conducir, cuando el conductor no respeta la luz roja del semáforo o no utliza el cinturón de seguridad, las cuales se envían de manera instantánea al área de tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública.

En la dependencia capitalina personal autorizado para infraccionar revisa y validad las imágenes, firma electrónicamente y emite la multa aproximadamente cinco días después de tomada la foto.

En la impresión, la boleta junto con la información del propietario es plasmada en papel y empaquetada en un sobre para enviarla al domicilio del conductor, el tiempo estimado para la notificación es de 20 a 30 días promedio después de la detección de la conducta.

La secretaría paga a la empresa por el servicio hasta que el ciudadano haya saldado la multa, únicamente sobre las que fueron pagadas.

Recordó que el proceso del programa fotomultas recibió de la calificadora Global Verification Bureau el certificado ER-0095-17, que contiene la validación de la Entidad Mexicana de Acreditación, A.C., de conformidad con la norma NMX-CC- 9001:2015 / ISO 9001:2015.

“La certificación garantiza que el programa de fotomultas cuente con procesos que eliminen los errores, minimicen las demoras, maximicen el uso de los activos, promuevan el entendimiento, sean fáciles de emplear, sean amistosos y sean adaptables a las necesidades cambiantes de los usuarios y las partes interesadas”, aseguró la dependencia.

Compartir: