Ni velo, ni extravagancias: Cubrebocas; iglesias católicas reabren en la CDMX

En tiempos de Covid-19 el retorno de fieles a los templos es mediante reglas sanitarias; la sana distancia, principalmente

Compartir:

El velo y la indumentaria “decente” desaparecieron hace muchos años de los templos católicos como norma estricta para entrar a ellos. Hoy, sin embargo, en tiempos de emergencia sanitaria ante el Covid-19, un elemento nuevo es obligatorio para presenciar misa: El cubrebocas.

La mayoría de las iglesias católicas de la Ciudad de México, incluyendo la Basílica de Guadalupe y la Catedral Metropolitana, reabrieron este domingo aplicando medidas sanitarias ante la epidemia de Covid-19.

Tras casi cinco meses de permaneces cerradas por la contingencia, la entrada de los fieles fue, principalmente, mediante la sana distancia, pero también con el uso del cubrebocas, el uso de gel bacterial y la toma de temperatura corporal.

Sin embargo, hubo algunos templos de colonias con semáforo rojo que permanecieron cerrados y abrirán hasta nuevo aviso.

En las iglesias se pudo observar la “nueva normalidad” que incluye a los sacerdotes y personal de las iglesias con el rostro semicubierto por las mascarillas.

Con homilía de manera presencial, el primer mensaje dominical en tiempos de Covid-19 se dedicó a los enfermos y a quienes han fallecido a causa del virus.

Después de cuatro meses de estar cerrados los templos, finalmente hoy las personas pudieron entrar para comulgar y escuchar la homilía, pero con nuevas medidas sanitarias.

“Compartimos nuestra alegría de volver a la celebración con la presencia de los fieles”, expresó el Obispo Auxiliar de la Ciudad de México, Salvador González Morales.

“Sabemos que esto será algo gradual y tendremos mucho cuidado para colaborar con la sociedad y evitar justamente que la situación de la pandemia, los contagios, los enfermos y los decesos disminuyan”, dijo.

Según medios digitales y las redes sociales, Ricardo Valenzuela, Rector de la Catedral Metropolitana, señaló que el aforo máximo en la catedral no deberá rebasar las cien personas.

“Estamos en la posibilidad de poderles atender en este momento. Dadas las circunstancias en la que estamos tenemos 100 lugares previstos para fieles con la sana distancia, y esto dependerá por lo tanto de cada celebración”, informó.

En todos los recintos, durante la oración universal, se dedicó una plegaria para los gobernantes del país, en especial para el Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...