La asistencia a la Basílica rompe récord: 11 millones

Compartir:

Unidos por la fe, amén de agradecer y pedir solución a sus problemas, 11 millones de peregrinos se congregaron en la Basílica para conmemorar el 488 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac.

La cifra de feligreses superó la alcanzada en 2018, de casi 8 millones, de ahí que representara todo un récord.

Francisco Chíguil, alcalde de Gustavo A. Madero, dio cuenta del arribo de más de 4 mil peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe, por cuya integridad velaron 5 mil elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México.

El día previo a la celebración del 488 aniversario de las apariciones de la Virgen, y durante la entonación de “Las Mañanitas” en su honor, casi 8 mil personas fueron atendidas por cuestiones médicas menores.

Paralelamente, se apoyó en la búsqueda y localización de 129.

Mientras, si bien se dio cuenta de la muerte de un peregrino, el saldo de los festejos a la Morenita del Tepeyac fue blanco.

 

INSEGURIDAD, VIOLENCIA Y ATROPELLO DE LA DIGNIDAD HUMANA POR DESARRAIGO DE LA FAMILIA: AGUIAR

Ante miles de fieles reunidos en la Basílica de Guadalupe, el cardenal Carlos Aguiar Retes llamó a fortalecer la familia, toda vez que, precisó, “su desarraigo es una de las causas, de fondo, por la que vivimos inseguridad, violencia y atropello de la dignidad humana”.

Al encabezar la concelebración y bendición de las Rosas, acompañado por el nuncio apostólico Franco Coppola, resaltó que la mayor parte o muchos sectores de la población no han experimentado ser amados, de ahí, acotó, la importancia de restaurar heridas desde la familia, la escuela para aprender amar a nuestros semejantes.

Llamó a los fieles a pedir que se acabe la violencia “en nuestras grandes ciudades y que María de Guadalupe siga acompañando a nuestros pueblos de América y, en particular, al nuestro, a nuestro querido México”.

Previo a la concelebración, y durante la misa, se repartieron miles de rosas a los clérigos y a los fieles presentes, quienes oraron por todos los pueblos de América que veneran y aman a la Guadalupana para que puedan superar las vicisitudes que enfrentan.

Asimismo, se elevó una plegaria por la unidad familiar, la Iglesia Católica y por la grey, para que les alcance la fidelidad de su ministerio y todos los dones para realizarlo.

Otras peticiones fueron para los gobernantes de las naciones, “a fin de que cuiden de su pueblo y velen por los derechos de todos”.

Obispos y peregrinos unieron sus voces por todos los pueblos indígenas y de América, hermanados por la Virgen de Guadalupe.

Las plegarias también se realizaron en lengua indígena, dada la presencia de muchas comunidades provenientes de diversas comunidades del interior del país.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...