Regresa al teatro Laisha Wilkins con la obra ‘Los Caballos fueron cobardes’

Comparte escenario con su homóloga, Luz Ramos y el actor, Marco de la O, bajo la dirección artística de Dario Rosales, en la Teatrería

Compartir:

La actriz, Azela Robinson y el actor Luis Felipe Tovar, fueron los padrinos del estreno de la puesta en escena, Los Caballos fueron cobardes y del regreso al teatro de la histrión, Laisha Wilkins, quien comparte escenario con su homóloga, Luz Ramos y el actor, Marco de la O, bajo la dirección artística de Dario Rosales, en la Teatrería.

Luego de representar para la prensa dos de las escenas más fuertes de la obra del dramaturgo, August Strindberg, y la readaptación de Josué Almanza, Laisha Wilkins afirmó que el montar en el escenario un clásico universal, fue lo que la empujó a regresar a los telones a 15 años de la última obra que protagonizó, Conejo rojo, Conejo blanco, en el mismo foro.


“Es un texto disfrutable por su vigencia a pesar de haberse escrito en los años 1800 por Strindberg, Almanza hace una readaptación de la ya hecha por Patrick Marber, quienes exponen la lucha de clases y sexos: “estamos en 2018 y siguen estos conflictos entre hombres y mujeres; “Los Caballos fueron cobardes”, desde el poder de Julia, una mujer adinerada que toma su libertad sexual, que somete a otra fémina y controla a su hombre”.

Por otra parte, Wilkins, respondió a Notimex, que la diversidad y opciones de televisión hoy son enormes, por lo que apoya que este sector se siga abriendo: “En caso específico no creo que la telenovela vaya a desaparecer, porque tiene 80 años de vigencia, no sé qué planes tenga Televisa o TV Azteca, pero estoy segura que el formato solo se transformará”.

La actriz indicó que de proyecto alterno a la obra, sólo cuenta el tiempo para publicar su libro, Placeres tóxicos y presentarlo en tres meses: “Es un texto que expone los Placeres Tóxicos, una exposición de como los productos que usa el ser humano son tóxicos y afectan la salud desde desodorantes pasando por barniz y tintes para el cabello, hasta bebidas y comidas; no es una denuncia, yo solo ofrezco alternativas para mejorar la salud”, finalizó.

Por su parte el director artístico, Dario Rosales indicó que la obra trata el juego de las condiciones económicas y sociales de los personajes, que los lleva a una lucha de clases y sexo: “Expone como una mujer toma su libertad sexual y la sociedad la reprime con el calificativo de prostituta. La obra estará cuatro semanas, todos los fines de semana de septiembre, para luego regresar en febrero al mismo foro de la Teatrería”, finalizó.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...