Rafael Perrín contagia de terror a través de la obra “Esquizofrenia”

Compartir:

El director de teatro Rafael Perrín aseguró que “el espectador sale contagiado de terror” con la puesta en escena “Esquizofrenia”, del dramaturgo Mauricio Pichardo, que se presenta todos los jueves en el Foro Shakespeare de la Ciudad de México.

El también actor aseguró que la obra “tiene la intención de infundir terror, como en ‘La dama de negro’, pero además lo que se busca es que se conozca esta historia.

“Se trata de la historia del doctor Emilie Tuck que en 1914 fue dado por muerto, pero resulta que no, que se había internado como paciente en un hospital para descubrir qué era este mal”.

Abundó que el propósito de este médico era descubrir los síntomas y encontrar una cura para el padecimiento, pero para ello decía que primero tenía que vivir en carne propia qué era la esquizofrenia. “El detalle es que todo el público termina viviendo lo que el doctor Emilie Tuck”.

En su opinión, cualquier actor desarrolla cuadros de esquizofrenia, al transformarse en los personajes de las historias que interpreta. “Incluso, rayamos en la locura cada vez que nos metemos en el papel, una locura sana de profesionalismo”.

Explicó que en la vida hay mucha gente enferma de esquizofrenia, pero no hay programas contundentes que aborden los males mentales.

Rafael Perrín detalló que se trata de un espectáculo unipersonal, que lleva 10 representaciones, dura una hora 15 minutos y en ocasiones hasta una ahora con 30 minutos, dependiendo de la respuesta del público.

Al preguntarle sobre su carrera, dijo que aún no obtiene lo que desea como actor, aunque como director se ha ganado el reconocimiento de los actores. “Creo que aún no llego a la obra que me dé ese impacto de gran actor”.

Consideró que sus grandes maestros en esta carrera han sido Germán Robles, que en paz descanse, y Carlos Bracho.

Por último, agradeció a Bruno Bichir y a Itari por brindarle el espacio del Foro Shakespeare. “Estaré todos los jueves del año, hasta que el foro continúe, porque aún sigue presente el fantasma de que desaparecerá por un proyecto inmobiliario”.

Compartir: