León Benavente y Amaral se presentan en Foro FIL de Guadalajara

Abraham Boba se mostró poseído por los teclados, porque entre cada nota emitió un manifiesto que musicalmente se tradujo en energía pura

Compartir:

León Benavente, una de las agrupaciones de personalidad propia y definida en el panorama musical español, entregó una noche de canciones que muestran el pulso de aquella región efervescente, convulsa y que se encuentra en constante transformación.

La edición 31 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara fue testigo del debut de León Benavente en esta ciudad, una banda que, sin otorgar concesiones, ofreció un concierto lleno del mejor rock.

Abraham Boba se mostró poseído por los teclados, porque entre cada nota emitió un manifiesto que musicalmente se tradujo en energía pura.

La guitarra de Luis Rodríguez cumplió con la tarea de crear paredes sonoras que tienen un enlace directo con el post punk y el indie rock, una serie de arreglos que resultan envolventes, mientras que la base rítmica, a cargo de César Verdú y Eduardo Baos, marca el ritmo certero de esta máquina de emociones llamada León Benavente.

Así, el Foro FIL recibió una inyección de bríos, a más de medio camino de la Feria, mediante canciones que poseen el descaro necesario para hacer una conexión directa con el público.

León Benavente lo dejó claro: el grupo venía con el propósito de ganarse a la gente de Guadalajara. Temas entre los que destacan “Ánimo, valiente” y “Se mueve”, significan ese acercamiento muy personal para que el cuarteto estremeciera a los asistentes, quienes sin reservas escucharon la potente conjugación de estilos.

El frenesí camina de la mano con los temas que la banda española tiene reservados para el final de su participación, un instante en el que Eva Amaral apareció para cantar junto a León Benavente.

El espacio y el tiempo se transformaron es una cascada de sensaciones que remitió hacia los momentos menos imaginados, una manera de darle su justa medida a las posibilidades de la música, a su valor siempre en primer plano. León Benavente se despidió del Foro FIL para llevarse la certeza de que pronto ocurrirá un retorno.

Los ánimos se encendieron. Tocó el turno de rendirle tributo a la experiencia y a la delicadeza de la construcción de un rock pop que se olvida de la nostalgia para centrarse de manera total en el presente.

La bienvenida la dio “All Tomorrow´s Parties”, para que, de inmediato, Eva Amaral apareciera en el escenario. Un vestido oscuro y largo dejó ver la esbelta silueta de la cantante española, quien tiene como cómplice de andanzas a Juan Aguirre, una dupla que con los años ha sabido encontrar, en las canciones de corte sutil, su mejor manera de expresarse.

Eva Amaral y Juan Aguirre son una sola entidad en el escenario que no permite el descanso. Canción tras canción, la mancuerna llevó al público hacia distintos giros en el tiempo para colisionar con lo que ocurre en el aquí y en el ahora.

Más que un recorrido por los temas que les han otorgado una posición de reconocimiento en España, Amaral ejecutó, en Foro FIL, una velada de antología, digna de guardarse en algún rincón especial de la mente.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...