Jaime Varela reconoce que imitar a Juan Gabriel le permite vivir bien

Se presentará con su show “Jaime Varela en memoria a un Divo” en Foro Cultural Azcapotzalco

Compartir:

El cantante Jaime Varela reconoce que ser imitador de Juan Gabriel le ha permitido vivir de manera cómoda, y reinventarse día a día para interpretar de mejor manera al “Divo de Juárez”.

En entrevista con Notimex, señaló que el próximo 5 de marzo, inicia su gira “Jaime Varela en memoria a un Divo”, en el Foro Cultural Azcapotzalco: “Voy a interpretar más de 30 éxitos del maestro, vamos hacer que el público no lo olvide jamás y que vea en mi una forma de tenerlo presente”.

Destacó que su profesión le ha dado la oportunidad de tener un público, pero sobretodo de tener una familia, casa, vestido, comida y sustento: “Pero más allá de los bienes materiales que me ha dado imitar a Juan Gabriel, me ha dado tranquilidad espiritual”.

Subrayó que cuenta con la aprobación de los herederos del fallecido cantante: “Cuando llegué a trabajar con Juan Gabriel, ya traía diez años de carrera y sigo haciendo esto porque él me dio los permisos”.

Subrayó que el “Divo de Juárez”, sabía que imitarlo era el sostén no sólo de Jaime Varela sino de otros imitadores: “Él aprobó mi forma de interpretarlo y me dio el permiso para cantar sus canciones y que lo imitara en su personalidad, por eso tengo el permiso de los herederos, la familia sabe de mí”.

Jaime Varela, incluso, afirmó que cumple con toda la parte legal para cantar la obra de Juan Gabriel, así como los permisos de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM): “Estoy al corriente con los pagos de Derechos de Autor y con los impuestos de Hacienda, para no tener problemas”.

Sobre su espectáculo musical, informó que cuenta con más de 40 músicos en escena y un ballet: “El costo de la producción corre a cargo de los empresarios que me llevan de gira, yo solo canto y pongo mi talento, y tengo por delante una larga gira por la República Mexicana”.

Recordó que en sus inicios fue cantante coral de la Iglesia de Santa Catarina en el Centro Histórico, donde empezó a jugar a que él era Juan Gabriel.

Compartir: