“Hola y chau papá”, historia de una familia que aprende a vivir separada

La puesta en escena se caracteriza por la estética en las formas y los elementos escenográficos con la técnica 3D Pop Up, utilería, vestuario y pelucas

Compartir:

La puesta en escena “Hola y chau papá”, de la agrupación creada en 2010, Pequeño Teatro, ofrecerá su función número 55 este 30 de junio dentro del Foro José Solé del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

La compañía busca consolidar su trabajo en las artes escénicas con este montaje que pretende crear experiencias estéticas profundas y sensibles.


Esta obra de la argentina María Inés Falconi, titulada originalmente “Hasta el domingo”, narra la historia de una familia en la que todos tienen que aprender juntos a vivir separados.

“Lucía” es una niña de siete años de edad y debido a la ruptura familiar que vive, decide separar sus cosas personales, unas para la nueva casa de su papá y otras para la de siempre; la situación no es fácil para la pequeña, ni para sus padres.

Mediante diversas situaciones, los personajes aprenden cómo adaptarse a los cambios que implica su nueva vida, de acuerdo con un comunicado.

El tema resulta pertinente en la actualidad, porque enfatiza una condición particular a la cual deben adaptarse las familias separadas.

Para el director de esta propuesta, Enrique Monzuazo, no le es ajeno el tema por sus experiencias como docente.

“Cada ciclo escolar escucho con más frecuencia situaciones de niños y adolescentes que viven la separación de sus padres y están sumergidos en una situación que no provocaron ellos”, señaló.

La obra gira en torno a la pregunta: “¿un niño puede seguir haciendo las mismas cosas después de la ruptura de sus padres?”.

La aproximación a la respuesta la otorga la autora en un diálogo: “las cosas que uno no sabe siempre son un lío, hasta que uno las aprende y después son amigas, y te ayudan a aprender más cosas que son un lío nuevo”.

“Hola y chau papá” tiene una duración aproximada de 50 minutos; en el escenario juegan con los elementos indispensables a partir de un espacio vacío, lo cual desarrolla en el espectador la imaginación, a partir de la creatividad, el colorido y lo más importante, la emotividad.

La puesta en escena se caracteriza por la estética en las formas y los elementos escenográficos con la técnica 3D Pop Up, utilería, vestuario y pelucas.

El montaje cuenta con las actuaciones de Sergio Orozco en el papel del “Padre”, Rebeca Villacorta como la “Madre” y Pamela Caporal como “Lucía”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...