González Iñárritu presenta primer cortometraje de RV

"Carne y Arena" es un pequeño cortometraje de 6 minutos y medio, que trata la temática de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México

Compartir:

Hace unos días inició el Festival Internacional de Cannes número 70 y más allá de las controversias que se generaron alrededor de la participación de ciertos actores, el festival ha presentado, gracias al cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, el primer producto fílmico de verdadera Realidad Virtual (RV) de toda la historia.

“Carne y Arena” es un pequeño cortometraje de 6 minutos y medio, que trata la temática de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México; y cuenta con el talento de Emmanuel Lubezki, un experimentado colaborador con el que González Iñárritu ha trabajado y que fue responsable de la fotografía en películas como “The Revenant” y “Birdman”; predecesoras de este corto, según estos cineastas mexicanos.

La proyección se presentó en un hangar de aviones cercano a la sede principal de Cannes, y sitúa a los espectadores en la piel de un migrante ilegal. Para poder experimentar el cortometraje, los asistentes deben quitarse sus zapatos, ponerse un Oculus Rift y una mochila, y pasar por cuartos con arena y bajas temperaturas; con el fin de simular las penurias de quienes quieren cruzar la división entre los dos países.

Tras Cannes, “Carne y Arena” se presentará en Milán, después viajará a Los Ángeles en julio y estará en la CDMX en agosto

De acuerdo a la investigación realizada por My Press, los dos cineastas mexicanos creen que su filme finalmente aprovecha las capacidades de la RV. “[La tecnología] ha sido considerada sólo una herramienta promocional. Ha sido devaluada, cuando realmente es una forma de arte por sí misma” remarcó Iñárritu. Por su parte, Lubezki comentó, “Hemos buscado esto. Tanto ‘Birman’ como ‘The Revenant’ son inmersivas, hay inmediatez. ‘Carne y Arena’ es eso, y mucho más”.

Los mexicanos también creen que el uso de la RV puede ayudar a que el público empatice más con los personajes y las situaciones que el cine presenta. Tan sólo en “Carne y Arena”, el espectador no es sólo un protagonista presente, sino que puede hacer cosas que ningún otro de los personajes puede, como inclinarse sobre sus cuerpos, meter la cabeza a través de sus torsos, y observar el latido de sus corazones.

Durante su presentación en el Festival Internacional de Cannes, alrededor de 700 personas podrán ver el cortometraje, pues la exhibición no puede aceptar a más de tres individuos por presentación, ni más de 100 espectadores al día. Tras partir de Francia, esta experiencia de González Iñárritu y Lubezki viajará a la Ciudad de México, donde se presentaría en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco en agosto.

Compartir: