Fernando Solanas reveló al cine como un trabajo multidisciplinario

Señaló que una de las dificultades a las que me enfrentó en este proyecto es que Argentina se encontraba en una dictadura donde “se llevaban presos a los opositores o los golpeaban”

Compartir:

El cineasta argentino Fernando Solanas conversó sobre los retos que tuvo al dirigir tres películas, que juntas llevan el título “La hora de los hornos”, que es el resultado de un camino de aprendizaje dentro de los rubros del teatro, música, talleres de pintura y literatura.

Señaló que una de las dificultades a las que me enfrentó en este proyecto es que Argentina se encontraba en una dictadura donde “se llevaban presos a los opositores o los golpeaban”, declaró.


Dijo, mediante una clase magistral, que a inicios de los años 60 empezó a buscar material, pero no sabía lo que tenía que hacer para denunciar la injusticia social.

El más reciente ganador de la Medalla Cineteca Nacional le sugirió al público que, cuando se encuentren en una crisis sobre cómo realizar sus obras, recurran a otros directores y profundicen en cómo ellos trataron sus temas.

En su caso, para “La hora de los hornos”, indicó que recurrió a los maestros del cine mudo, porque ellos no necesitaban de la palabra. El financiamiento se logró con la ayuda de su productora publicitaria, de donde también tomó elementos creativos.

“Fue una cinta que se hizo a partir de un ejercicio de observación muy grande, en donde buscaba imágenes claras y expresivas. Esta habilidad la desarrollé gracias a la publicidad”, explicó.

Al respecto, también resaltó la ayuda que obtuvo de los directores de cine Valentino Orsini, Paolo y Vittorio Taviani, quienes le ofrecieron su productora para que realizara el montaje de “La hora de los hornos”.

“No podía comentarles de qué se trataba la cinta, tenía que decir que trabajaba en una serie sobre clases turísticas en Argentina para las productoras de televisión europeas”, relató.

Solanas considera que una obra es como un rompecabezas en el que uno va juntado cosas distintas, esto lo dijo al referirse a los modelos referenciales de sus películas.

Por ejemplo, en “Tangos, el exilio de Gardel” (1985), el realizador logró que, dentro de una comedia musical, se abarcaran los cuentos sobre el exilio que él escribió, el tango y el teatro de revista de Río de la Plata.

Gracias a esa diversidad en sus referencias, la filmografía de Solanas busca reflejar la identidad cultural de Argentina. Su trabajo, explicó, gira alrededor de dos grandes temas: la independencia nacional y el paradigma utópico de una democracia social avanzada.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...