Eduardo Domínguez disfruta llevar el arte al público no oyente

El director artístico realizó la adaptación del texto de William Shakespeare para presentar '¡Silencio, Romeo!'

Compartir:

El actor sordomudo Eduardo Domínguez, quien es director artístico de la compañía Seña y Verbo, especialista en llevar el arte al público no oyente, indicó que disfrutó mucho adaptar este texto de William Shakespeare a un lengua de señas mexicana en la obra “¡Silencio, Romeo!”,.

Durante este proceso, aclaró, que se enfocó a presentar metáforas claras, un lenguaje elegante que concordara con el escrito original, además se invitó a actores oyentes para que participen con ellos.

Son cuatro histriones en escena, intercalando el lenguaje de señas con el hablado, presentando en conjunto este clásico literario que se podrá ver durante el mes de mayo en el Teatro del Parque, en la explanada del Museo Tamayo.

“Hay varias obras y películas de ‘Romeo y Julieta’, pero todos están enfocadas a un público oyente, en nuestro caso teníamos que hacer por primera vez en México, una adaptación a lengua de señas para que el público pudiera verla y notar lo distinto que era presentarlo así”, indicó.

Respecto a la traducción platicó que fue bastante complicado, pues esta comunidad sordomuda vive una vida más difícil en muchos aspectos, pues por ejemplo estudiar la preparatoria no es fácil, al igual que la universidad o niveles  superiores.

“Se carece de maestrías, entonces como comunidad sorda al no tener el sentido del oído, nosotros tenemos que interpretar las frases de una forma diferente y adaptarla, sabemos que la comunidad oyente tiene su propia cultura”, opinó.

Por esto mediante esta traducción tratar de encontrar frases que los oyentes de alguna manera conocen, pero que los sordos no y traducirla al lenguaje de señas, para esto se apoyaron de un intérprete profesional para cerrar esta brecha y trabajar para tener un punto de vista más claro.

Aproximadamente trabajaron dos meses, tres días a la semana, cuatro horas cada día para poder así alcanzar esta traducción, para que después Carlos Corona se encargara de la dirección.

“El público está muy atento a lo que nosotros presentamos por la lengua de señas, es algo que los atrae, les gusta y se les hace muy distinto porque se quedan pensando cómo va a ser un actor sordo, les da curiosidad y cuando ven lo que hacemos”, cóntó.

A los espectadores les atrae bastante cómo estos artistas pueden decir dos cosas al mismo tiempo, la manera en que interactúan con los músicos, se sorprenden también con esto y la escenografía que tiene un papel importante, junto con los cambios que hacen que sea una obra flexible.

Domínguez lleva 18 años en la citada compañía (la cual tiene 25 años) que piensa es especial porque alrededor del mundo hay muchos sordos que han tenido éxito en las artes, pero en México sólamente está Seña y verbo, por esto da las gracias por haberse fundado.

“En este país no había teatro ni arte para las personas sordas y eso hacía que ellos no pudiera ver todas las oportunidades que el arte presentaba, es así como con la creación de esta compañía se abrieron estas puertas para que durante estos años pudieramos mostrarle a la gente más opciones de entretenimiento”.

Recalcó que la lengua de señas es valiosa y que en los recientes años han habido más oportunidades a la comunidad sorda en países a los que han viajado, como Estados Unidos, Canadá, Brasil, Costa Rica, Colombia, España, Alemania, Francia, Suiza, China, Eslovenia, por mencionar algunos.

Aunado a esto, la compañía Seña y Verbo ha apoyado durante los seis años reciente a grupos de teatro para sordos, en diferentes partes de la República Mexicana, dándoles asesorías, como en Coahuila, Torreón, León, Oaxaca, Uruapan, Tijuana.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...