Cuarón rechazó varias veces las propuestas de sonido de Sergio Díaz

Compartir:

Varias fueron las veces que el director Alfonso Cuarón rechazó al editor de sonido mexicano Sergio Díaz las propuestas de ruidos, resonancias y silencios que se plasmarían en la multigalardonada película Roma.

“Siempre me regresaba todo, siempre pasó eso; todo el tiempo había una exigencia. Él quería escuchar cosas nuevas, más propuestas y no había forma de parar ni yo de tener tranquilidad”, relató Díaz a Notimex luego de participar en la inauguración de la 17 edición de Sound: check Xpo, en el World Trade Center de la Ciudad de México y donde impartirá la conferencia “La creación del sonido de Roma”.

“Para mí podía estar bien, pero mi reto era entrar a las memorias de un director y ese era Alfonso; por lo tanto, requería de mayor concentración y precisión en todo aquello que yo propusiera”, platicó el sonidista, quien por este trabajo estuvo nominado al Oscar y otros premios.

Aunque de pronto fue desesperante lograr lo que Cuarón le solicitaba, el experto aseguró que nunca pensó en desistir o en que no podía hacerlo.

“Jamás pensé en eso, el reto era ver una sonrisa en la cara de Alfonso en el momento que termináramos… y así fue. Estoy muy satisfecho con mi trabajo, con todo lo que pasó, pues nada fue fortuito de lo que oyen en la película, todo fue por algo”, subrayó.

Son dos los momentos favoritos en Roma para Sergio Díaz, quien con José Antonio García, Skip Lievsay y Craig Henighan está nominado al premio Ariel por esa misma producción.

“Uno es el principio y otro el final, porque son tan armónicos. Lo único que estás viendo es un fragmento de todo lo que está sucediendo, lo de alrededor es sonido y te cuenta todo. Lo he disfrutado mucho porque he visto la reacción de la gente y la conexión que tuve es algo que se transmitió”, expuso.

Díaz es responsable de sonidos tanto en locación como de archivos, por ejemplo vendedores ambulantes, la radio, los aviones, los automóviles que transitan en la calle, el carrito del camotero, la charla de médicos en el hospital y de los extras, entre otros muchos.

“Voy estructurando los sonidos desde que me dan el guion. A partir de ese punto, empiezo a recolectarlos y ya en el camino, voy viendo las escenas para darle opciones al director con distintas capas de sonidos, a fin de que vaya sintiendo cómo va la evolución del proyecto”, explicó.

“Fue una vivencia continua durante 18 meses. Trabajar al lado de Alfonso te demanda muchísimo tiempo y todo fue una excelencia constante. Estoy agradecido de que haya volteado hacia a mí y por todo lo que ha dejado Roma, pues la han abrazado con mucho amor en todo el mundo”, comentó.

Aunque suma más de dos décadas de trayectoria y ha trabajado con otros grandes artistas de la dirección y la producción de cine, entre ellos Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu, Amat Escalante, Jonás Cuarón y Carlos Reygadas, el editor y supervisor de sonido aseguró que Roma fue un parteaguas en su carrera.

“Mi sueño era trabajar con Alfonso pero como director, pues ya lo había hecho en su papel de productor y es muy distinto. Esta vez fue estar en un proyecto tan personal de él y que me ha marcado a mí”, abundó.

Gracias a esta película, por la que también está nominado a recibir el premio Platino en la categoría de Mejor Sonido, Díaz tiene invitaciones a trabajar en varias producciones en el extranjero, de las que aún no puede adelantar detalles.

“Siempre me preparo en cada proyecto, no dejo de estar explorando y proponiendo cosas nuevas. Utilizo la tecnología a nuestro favor, pero siempre en ese mundo de exploración”.

Con el largometraje Roma descubrió mucho de él mismo, pues este nivel de exploración lo llevó al 200 por ciento. “Soy una persona muy exquisita y me exijo mucho. En este proyecto llevé todo ese conocimiento y toda esa pasión al doble, en cada cuadro de la película.

”Fue un proceso muy desgastante y demandante, pero al mismo tiempo de mucho orgullo. Significa decir que valió la pena todo el trabajo y el esfuerzo que se puso en cada secuencia”, añadió.

Sobre si es bien pagado o no el trabajo del sonidista de cine, dijo que todo depende del cristal con que se mire.

“Todas las disciplinas artísticas son bien pagadas, depende de cómo te administres en todo lo que hagas, según el tipo de vida que quieres hacer; habrá que definir qué es bien pagado o qué es mal pagado. En mi caso, estoy agradecido con lo que tengo y lo disfruto mucho”, afirmó Díaz.

En la actualidad Sergio trabaja en el sonido de la película Santuario con el escritor y director poblano Joshua Gil, la cual calcula será estrenada para mediados del año.

“Es una historia que sucede de manera verídica, de hechos que están sucediendo en una región en Oaxaca. Al mismo tiempo, hay una realidad y una fantasía que tienen que convivir de manera muy orgánica”, concluyó.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...