Angello, el mago con traje de charro que conquistó China

Asegura que en el extranjero los magos son apreciados como artistas, en contraste con México que los ven como animadores de fiestas

Compartir:

Para un artista mexicano llegar a China no resulta fácil, sobre todo porque es un país en el que no se tiene libre acceso a las redes sociales, pero eso no impidió que el Mago Angello cruzara el mundo ataviado con un traje de charro, para mostrar que en México también existe magia.

Aun cuando apenas tiene 30 años, Angello cuenta con mucha experiencia en la magia, prueba de ello es que ha presentado su espectáculo en cinco ocasiones para el ex presidente Vicente Fox, y mostrado sus “shows” en Las Vegas y Los Ángeles, en Estados Unidos, así como en Guatemala.

Hace unos meses participó en dos eventos diferentes en China, nación que ya había visitado con anterioridad. En octubre intervino en uno de los festivales de magia más importantes, realizado en los parque de diversiones Happy Valley, ubicados en las ciudades más importantes: Beijing, Shenzhen, Chengdu, entre otras.

“Hice 34 ‘shows’ en el parque de diversiones de Shanghái, donde me tocó estar, y volví a México, estuve 10 días y regresé otra vez a Shanghái a participar en una convención de magia que ahí se realiza”, platicó en entrevista con Notimex.

Explicó que en cada parque de diversiones es distinto, se presentan diversos magos y cada año se va cambiando el formato; en esta ocasión colocaron tipo templetes a lo largo del lugar, y por su vestuario a él lo situaron en una zona temática que era una mezcla entre mexicano y vaquero.

“El ‘show’ constaba de dos partes, la primera era musical; me presentaba, hacía un par de cosas musicales y ya después otras dos rutinas con interacción de la gente, tienes ahí a un traductor. El ‘show’ lo tienes que hacer en inglés y se va haciendo simultáneamente la traducción al chino, porque debes interactuar con la gente”, platicó.

Angello aseguró que lo recibieron muy bien y llamó mucho la atención su traje típico mexicano, ya que para ellos no es cotidiano y están acostumbrados a que los magos porten un frac o sacos de colores llamativos; además de que al finalizar el espectáculo la gente se acercaba para tomarse una foto con él o pedirle autógrafos.

“En Shanghái era el único latino. En los ocho o los 10 parques que son (cada uno con un mismo número de magos), solamente hubo dos latinos, un argentino y yo como mexicano, ya de entrada ahí siempre es mucho orgullo y responsabilidad, porque vas representando a un país y ponen tu bandera… pero la verdad es que es muy padre estar en un lugar muy distinto a lo que conoces, la cultura es diferente, el idioma”, destacó.

Detalló que antes de las presentaciones se realiza una conferencia de prensa, en la que todos los magos que participarán en el festival realizan un performance, luego aparecen unas edecanes con las banderas de los países que participan, por lo que sintió “muy padre” al ver la Bandera de México entre muchas otras.

Luego de su estancia ahí del 20 de septiembre al 9 de octubre, regresó a México y de nueva cuenta viajó a china del 24 al 31 de octubre, esta vez para la “Shanghai International Magic Convention”, que organiza el gobierno con el apoyo de una asociación de magos.

Los “shows” fueron abiertos al público y se ofrecieron en el teatro del hotel Ritz, que es de los más importantes, mientras que el resto de las actividades, como talleres y conferencias, son privadas. El evento se promocionó hasta en las pantallas del Metro de esa ciudad, en donde se revelaban algunos trucos básicos de magia.

“Ahí presenté una rutina con la que he ganado concursos… es una rutina musical en donde voy apareciendo palomas y en la parte final aparece una Bandera de México y mi asistente, que tiene un vestido negro, ya cuando aparezco la bandera cubro a mi asistente unos segundos con ella y cuando la quito su vestido se vuelve tricolor”, expuso.

Angello, quien cursó la carrera de Comunicación, pero pudo más su pasión por la magia, mencionó que a los chinos les gusta mucho este arte y como mexicanos siempre se es bien recibido en todo el mundo, porque saben que México existe y es un país “que no se mete en broncas con nadie”.

Sin embargo, explicó que es muy complicado tener contacto con los chinos, pues básicamente los tratos que se realizan hoy en día, al menos para lo que a él se dedica, es por medio de las redes sociales, en donde incluso pueden ver sus presentaciones por YouTube.

“China es un país que tiene mucho control, tiene muchas ideas socialistas, por su forma de gobierno tienen bloqueado todo lo que tenga que ver con Google y redes sociales en general, Gmail, Google Maps, Facebook, Twitter y WhatsApp”, indicó.

Angello advirtió que otros colegas han tenido problemas al ir a China porque no les pagan o les prometen cosas que no les cumplen, por lo que llamó a tener mucho cuidado con quien se viaja, ya que no todos son confiables.

“Conocí a una agente que trabaja para la convención y Happy Valley, y eventos en Asia en general, y ella es como mi mánager, es la que cuando sabe de algo ofrece mi ‘show’ y me contacta para ver si, con base en las fechas, estoy disponible y podemos llegar a un acuerdo”, mencionó.

Adelantó que con ella está viendo el tema de una especie de jaula que él diseñó para sus ‘shows’ con palomas, las cuales desaparecen, y es único, por lo que quería que se produjera en China para venderlo en el mundo y hacer la reproducción de manera legal a bajo costo y con un margen de ganancias amplias.

“Pero eso todavía sigue en pláticas, aún no sé si me voy a animar o no, porque como es mío, es exclusivo, nadie más lo tiene, en el momento en que yo lo quiera comercializar se va a masificar y mi acto va a perder esa autenticidad”, compartió.

El Mago Angello aseguró que en China a la gente le gusta mucho la magia, ya que los chinos son muy curiosos y siempre están muy atentos, aunado a que existe una relación con su cultura o religión, por lo que ven al personaje como alguien importante.

“En México tú dices mago y lo primero que te dicen ahora que sea el cumpleaños de mi hijo te contrato, y tú llegas a Estados Unidos y dices mago y ‘¡wow!’, te ven como un artista, como un cantante o un actor de Hollywood, de verdad. En Europa y Asia es igual, a la gente les gusta mucho la magia”, destacó.

De igual forma, mencionó que los magos que llega a conocer en otro país le preguntan en qué teatro se presenta en México, pero les explica que aquí los pocos teatros que hay no les interesa la magia, lo cual atribuyó a que no se tiene una cultura de magia ni el valor que debería.

“Si nos remontamos a la historia, antes el mago era el chamán del pueblo, el sabio, el que curaba todo, y realmente era un mago, si nos vamos más adelante, el mago se presentaba en los grandes escenarios de Europa, por eso es que viene que el mago se viste de frac, con sombrero de copa, con capa, porque así se vestía la alta sociedad y la gente de la nobleza iba a verlos”, contextualizó.

Reconoció que aquí en México también se ha bajado el nivel de magia, porque los mismos magos no le dan el nivel de importancia y cuando son contratados, así sea para una fiesta, llegan vestidos como un invitado más y no como el artista que dará el “show”.

“He trabajado para algunos artistas, algunos políticos, y lo más importante han sido los ‘shows’ que he hecho para el ex presidente Vicente Fox, en cinco ocasiones he ido a su casa, son aficionados a la magia”. Incluso, hace un par de semanas se presentó nuevamente ante su familia, en su festejo navideño.

El Mago Angello mencionó que su gusto por la magia empezó desde muy chico: “Siempre me había llamado la atención cuando veía a los magos en la tele o en la fiesta de algún amiguito, y como a los 10 años conocí a un señor que vendía en una plaza unos efectos de magia muy básicos y ahí empecé a comprar algunas cosas”.

Después, como cada ocho días acudía a la plaza con su papá, el vendedor les comentó de una tienda más grande de magia que está en el centro, la calle de Bucareli, y ya después iba por trucos y otros objetos.

“Ya más grande empecé a ir a convenciones y congresos de magos aquí en México, y ahí empecé a conocer a otros y poco a poco me fui metiendo cada vez más, a grandes rasgos así fue como me inicié”, relató.

Sobre lo redituable de la magia, Angello señaló que es como cualquier trabajo al cual, si le pones empeño y le echas ganas, te resulta de provecho, pero se necesita dedicarle tiempo, y en su caso ensayos, prácticas, y buscar siempre cosas distintas para poder destacar, y aunque se puede vivir bien de la magia, admitió que no se llegará a ser millonario.

“Hay que invertir en publicidad y en equipo, y todo eso a la larga te va dando resultados, siembras para poder cosechar, yo creo que es como todo trabajo en México, si le pones empeño y ganas, y realmente haces lo que te apasiona, al final del día vas a ver los resultados”, dijo.

Finalmente, confesó que en su caso ha tratado de dirigir su carrera hacia el extranjero. El año pasado se presentó en Las Vegas, como parte del Wonderground, que es de variedad, en donde además de magos hay acróbatas, malabaristas, performance, contorsionistas, clowns, de todo un poco, lo cual fue un logro más para él.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...