Amy Winehouse, una brillante voz apagada por los excesos

Compartir:

Afamada por la potente voz que tenía y las mezclas de diversos géneros en su música, la cantante británica Amy Winehouse recibió mayor atención pública por sus adicciones a las drogas y al alcohol, así como los enfrentamientos que protagonizó con la prensa y la policía.

Hace ocho años, el cuerpo de la intérprete fue encontrado en su cama; a pesar de que tenía 27 años, su muerte no fue una sorpresa por la vida de escándalos, excesos y conciertos inconclusos que marcaron su vida cuatro años antes de esa fecha.

Nacida el 14 de septiembre de 1983 en los suburbios de Southgate, en el norte de Londres, Amy Jade Winehouse tenía una familia judía que gustaba del jazz; su padre Mitchell fue taxista y su mamá Janis, farmacéutica.

Con frecuencia solía escuchar a su padre cantar en casa, en especial temas de Frank Sinatra, tiempo después también comenzó a imitar este hábito, pero en su salón de clases, al grado que sus maestros no podían mantenerla callada.

A los nueve años se inscribió en la Escuela de Teatro de Susi Earnsh, donde permaneció cuatro años. Cuando tenía 10 años fundó una banda de rap llamada Sweet “N” Sour y a los 12 años acudió a la Escuela de Teatro de Sylvia Young, pero fue expulsada un año después por mal comportamiento y haberse puesto un “piercing” en la nariz.

En 1997 apareció en un episodio de The fast show, junto con otros estudiantes de la escuela de Sylvia Young; más tarde fue al Colegio Británico de Selhurst, Croydon, y al Ashmole School.

A los 13 años recibió una guitarra como regalo y comenzó a escribir su propia música; poco después se fue haciendo de fama al trabajar en pequeños pubs de Londres, por la zona del famoso mercado de Camden Town.

Fue gracias a su amigo y también cantante Tyler James que la intérprete comenzó una carrera discográfica, cuando éste le dio un demo a un productor; en ese entonces ella tenía 16 años.

Frank, su álbum debut

Lanzado a la venta el 20 de octubre de 2003, Frank fue su primera producción discográfica con la que ingresó a la industria musical de manera formal; el álbum fue producido principalmente por Salaam Remi, contenía influencias de jazz y, a excepción de dos “covers”, todas las canciones fueron coescritas por Winehouse.

El material discográfico fue bien recibido por los críticos, quienes compararon su voz con las de Sarah Vaughan, Macy Gray, entre otras. Su éxito fue tal, que la placa alcanzó Disco de Platino en Reino Unido, y fue nominado a los Premios Mercury Music y a los Brit Awards.

En 2006, Amy sacó su segundo álbum, Back to black. El 14 de febrero de 2007 ganó un Brit Award en la categoría de Mejor Artista Británica; en junio del mismo año, Winehouse fue nuevamente nominada a los Mercury Prize por esta placa musical.

Los Grammy, su mayor éxito

El 10 de febrero de 2008 se celebró la ceremonia de entrega de los Premios Grammy, en los que Winehouse resultó ser la gran ganadora de la noche, llevándose cinco de los seis galardones a los que estaba nominada, éstos fueron: Mejor Nuevo Artista, Grabación del Año, Canción del Año, Mejor Interpretación Femenina de Pop, por “Rehab”, además de Mejor Álbum Pop.

Esa noche, que significaba el mayor éxito para su carrera, la artista, que era la figura principal de la velada, había salido de unos de sus periodos de desintoxicación. La intérprete no pudo llegar a la ceremonia de gala por problemas con su visa y al final realizó un enlace desde Londres en la que interpretó dos de sus famosos temas.

Sus excesos

A la par de su éxito mundial, la intérprete comenzó a tener problemas con el alcohol y las drogas, los cuales se hicieron más notorios en 2005 cuando fue objeto de la prensa, que hizo públicos sus excesos.

En agosto de 2007 Winehouse canceló una serie de presentaciones en Reino Unido y Europa bajo el argumento de que se sentía agotada; en ese lapso fue hospitalizada al parecer por una sobredosis de heroína, éxtasis, cocaína, ketamina y alcohol.

En ese mismo año fue descubierta junto con su exesposo, Blake Fielder-Civil, cuando consumía marihuana en un hotel de Noruega. En diciembre también de 2007 circularon en diarios sensacionalistas e internet imágenes de la cantante afuera de su casa descalza y vestida sólo con un sujetador y unos jeans.

Luego de que se difundiera un video en el que presuntamente se observa a Winehouse fumando crack, su compañía discográfica anunció que ingresaría a un centro de desintoxicación, por propia voluntad, para contrarrestar su adicción.

En julio de 2009, Amy presentó la demanda de divorcio de Blake Fielder-Civil, quien, aseguró, fue el principal incitador para que probara las drogas.

En ese mismo mes fue absuelta de una acusación por lesiones contra una fan que se acercó ebria a solicitarle un autógrafo rodeándole el cuello, a quien rechazó con un supuesto puñetazo en términos poco claros.

Otro de los escándalos que protagonizó ocurrió en agosto de 2010, cuando ofendió al rey de los Zulúes, Goodwill Zwelithini kaBhekuzulu, durante el discurso que él daba en un nuevo restaurante temático; además, asistió con su exnovio Reg Traviss completamente ebria, y se quedó dormida durante las palabras del monarca.

Una carrera en picada

El 18 de junio de 2011, Amy ofreció en Belgrado, capital de Serbia, un concierto catalogado por sus propios fans como “desastroso” y “escandaloso”, e incluso calificado como “el peor concierto jamás visto”, al encontrarse en el escenario completamente drogada.

La crítica fue tan estricta, que la artista canceló el resto de las funciones y se regresó a su casa antes de lo previsto. Semanas después, el 23 de julio de 2011, la artista fue encontrada sin vida en su apartamento de Londres.

La intérprete de Rehab y Back to Black fue conocida por su capacidad vocal, pero su vida fuera de la música, sus escándalos y excesos destacaron más que su talento sobre el escenario.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...